Factores a considerar al momento de poner en renta un inmueble comercial

#

La renta de un inmuebles de uso comercial, ha sido desde hace muchos años una forma de obtener ingresos por medio de algún local u oficina de nuestra propiedad. Sin embargo, en la actualidad muchos de estos acuerdos se llevan a cabo sin los debidos procesos y documentación para proteger tanto al arrendador como al arrendatario.

Para que la renta de un inmueble comercial se lleve a cabo en total armonía entre ambas partes, es necesario dejar establecido por escrito los derechos y obligaciones del inquilino, así como del propietario del inmueble.

A continuación, enumeramos algunos de los factores a considerar al momento de poner en renta un inmueble comercial.

1- Determinar el precio de renta.

Como arrendadores debemos tener en consideración diferentes factores para determinar el precio de renta de nuestro inmueble comercial. No podemos fijar un valor siendo arbitrarios, debemos realizar un análisis comparativo de precios de los locales o edificios comerciales que rodean las cercanías de nuestro inmueble.

Al momento de realizar nuestra pequeña investigación debemos tener en cuenta factores determinantes para el valor de un inmueble. Estos factores pueden ser la ubicación, los metros cuadrados (m2), espacio de estacionamiento, mobiliario de oficina, servicios, seguridad y cualquier otra características que reste o sume valor a la propiedad.

Después de haber realizado nuestra investigación y análisis de precios de los locales circundantes, podemos tener un punto de partida para establecer nuestro precio de renta.

Determinar el valor de renta de nuestro inmueble comercial es apenas uno de los primeros pasos para rentar nuestra propiedad, a esto se le suma la búsqueda de potenciales arrendatarios, avales y contratos.

2- Determinar el tipo de local o inmueble comercial.

Antes de poner en renta nuestro inmueble comercial es adecuado analizar el entorno en donde se ubica, para determinar la clasificación de éste. Nuestro local puede encontrarse dentro de un concurrido centro comercial, en una avenida principal, o a las afueras de una gran tienda departamental.

Si nuestro local se ubica dentro de una popular plaza comercial las posibilidades de que se generen ventas para el arrendatario serán mucho más altas. Otro de los beneficios de tener un local dentro de una plaza comercial son los servicios de seguridad, mantenimiento, estacionamiento y tiendas “ancla”, las cuales son en su mayoría tiendas
departamentales o supermercados con constante afluencia de clientes regulares.
En términos generales si nuestro local se ubica en una plaza comercial muy concurrida y con al menos una tienda ancla, o en una avenida principal, el valor de la renta será más elevado que el promedio.

3. Tipo de actividad del arrendatario.

Es muy importante conocer el tipo de actividad que va a desarrollar el arrendatario antes de entregar nuestro inmueble para su operación. Existen ciertas regulaciones y limitaciones para los diferentes giros comerciales en las diferentes ciudades nuestro país.

El incumplimiento por parte del arrendatario de las normas locales de sanidad, seguridad o de venta de bebidas alcohólicas, podría afectarnos a nosotros como arrendadores al estar el inmueble bajo nuestro nombre. Siempre es recomendable asesorarse con una agencia de bienes raíces para estar seguros de que todo se lleve bajo las normas que dictan nuestras leyes locales.

En SAARI le ofrecemos la mejor solución en servicios de administración inmobiliaria, nuestro software de gestión administrativa está diseñado para empresas del ramo administrador y arrendamiento de inmuebles.