El mercado inmobiliario en México en 2017

#

El panorama inmobiliario en México para este año sin duda ha sido y será muy dinámico, aunque si nos basamos en las previsiones de los expertos, tendremos más bajas que altas. Y es que todo indica que la IED (Inversión Extranjera Directa) estará a la baja en comparación con el año pasado.

En 2016 la IED fue de $ 26 mil millones de dólares, lo cual muestra una reducción del 20 % en comparación con el 2015, donde la IED fue de $ 33 mil millones. Organismos como la Secretaría de Economía y ProMéxico, han previsto una reducción de entre el 19 y 20 % para este año, lo cual nos deja una IED para el 2017 de entre $ 20 y 21 mil millones.

Sin duda uno de los factores que afectan la reducción de la inversión extranjera son las declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Este controversial presidente, ha utilizado la popular red social Twitter para lanzar amenazas a las empresas con base en los Estados Unidos que realicen operaciones de producción en territorio mexicano. La principal amenaza es la de aplicar altos aranceles a toda la producción importada hacia los Estados Unidos desde México.

Las constructoras han puesto sobre la mesa diversas propuestas para mitigar la baja en la IED, que sin duda tendrá repercusión en el sector de la construcción y el desarrollo inmobiliario. Una de las propuestas es la absorción del costo de las licencias de construcción necesarias para el desarrollo inmobiliario en México.

A pesar de que en el 2016 hubo una disminución en la IED, el sector inmobiliario obtuvo números positivos. Según el reporte del Banco de México el sector de la vivienda y el comercial fueron los más favorecidos. La renta de vivienda fue una de las áreas que registró una alza, producto de los cambios de ciudad, la migración extranjera y por parte de la generación de entre los 20 y 35 años económicamente activa, denominada Generación del Milenio.

De acuerdo con cifras del AMPI, la compra y venta inmobiliaria en Baja California tuvo un crecimiento en el 2016 en comparación al 2015, ya que registró un 30 % en margen de crecimiento, producto de los ciudadanos estadounidenses con alto poder adquisitivo, que eligen pasar sus días de retiro viviendo en alguna playa bajacaliforniana.

A pesar de las diversas dificultades a las que se enfrentará el sector inmobiliario en México debido a las políticas del vecino país, podemos ver con cierto optimismo el futuro inmobiliario. Con ciudades fronterizas como Tijuana apostando a los grandes proyectos inmobiliarios y sacando provecho de los beneficios que nos brinda la tecnología en este sector, podemos estar seguros de que vendrán nuevas e interesantes formas de estimular el crecimiento del mercado en nuestro país.